Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Un nuevo yo — renovado

06/09/2015 | Publicado por: Barbara Knighton

Durante mucho tiempo se ha dicho que las personas no pueden cambiar. Esto puede ser cierto, pero a veces las personas se ven obligadas a cambiar. Una tragedia a menudo deja a las personas con una perspectiva diferente de la vida y les hace tener que adaptarse al cambio.

¿Puede un trágico suceso verdaderamente cambiar lo que eres? Desde mi punto de vista si puede. Yo tenía una vida muy normal y relajada antes de que naciera mi hijo. Disfruté de una carrera prometedora, libertad personal y una gran cantidad de viajes.

Yo era una mujer despreocupada muy diferente en ese entonces. Yo era egoísta, materialista y egocéntrica. Yo estaba acostumbrada a ir y venir a mi antojo y pasar tiempo con mi marido. En cuestión de 27 horas todo eso cambió.

Mi hijo nació antes de tiempo a través de una cesárea de emergencia debido a que mi presión arterial estaba peligrosamente alta. Por desgracia, mi hijo se vio afectado en gran medida - el daño a su cerebro ya estaba hecho. Tomó un poco de tiempo reponerme y mi hijo ser dado de alta.

De repente me enfrenté a tratar con un niño muy delicado de salud, la depresión postparto y la pérdida de mi libertad. Me lancé a un mundo que ya no se trataba de mí, era todo acerca de mi hijo. Pasé un día tras otro en los consultorios médicos y salas de espera de los hospitales. Me convertí en un inquilino frecuente de la Casa Ronald McDonald.

Pronto me di cuenta de que la vida que yo conocía había desaparecido y posiblemente nunca regresaría. Yo, literalmente, enterré mi antiguo yo y empecé a tropezar en el camino de la vida a reinventar mi nuevo yo. Después de concentrarme únicamente en las necesidades de mi hijo de tres años, llegué a la conclusión de que era el momento de empezar a concentrarme en algunas de mis propias necesidades, tanto físicas como mentales.

Finalmente me di cuenta de que mi vieja carrera había terminado y yo había comenzado múltiples nuevas - cuidadora, defensora y líder de los padres. También sabía que si yo no creaba algo en qué concentrarme, además que las necesidades de mi hijo, iba a terminar en un muy mal lugar.

Así que me convertí en una esponja, absorbiendo todo el conocimiento acerca de su diagnóstico y los recursos que estaban allí. Me convertí en un miembro activo de la comunidad de discapacitados. Asistí a conferencias, reuniones de grupos de apoyo, talleres y cursos de capacitación. Finalmente me formé mi propio grupo de apoyo para padres de niños con discapacidad.

Me imaginé que si este era mi nueva vida, que iba a estar bien informada y ayudar a otros mientras que me ayudaba a mí. Hasta ahora ha sido un viaje difícil pero gratificante. Estoy más segura de abogar por las necesidades de mi hijo y he hecho algunos amigos duraderos a lo largo del camino. Con cada persona que encuentro y cada conferencia a la que asisto, siempre aprendo algo nuevo. Yo sé que nunca voy a comprender plenamente todo lo que está ahí fuera y que todavía tengo mucho que aprender, pero me aseguraré de ser la nueva y mejor persona que pueda ser.

Asegúrese de revisar nuestra página Encuentra Servicios, Grupos y Eventos para obtener información sobre los grupos de padres y conferencias. También puede ver más ideas y oportunidades en nuestra página Estar en contacto con otros padres de familia