Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Aquí vamos…..No azotes mi puerta de golpe Parte I

02/06/2016 | Publicado por: Stephania WIlliams

Tener hijos con discapacidad puede llegar a ser muy complicado cuando llegan a la etapa de la adolescencia - ¡La etapa en que las hormonas de los niños están en su apogeo y están tratando de extender sus alas y volar solos! Los temperamentos pueden estallar. Las reglas pueden ser rotas, y pasan cosas. Cuando estas cosas ocurren puede ser un reto a nuestras habilidades de crianza. ¿Cómo lo manejas? ¿Qué estás diciendo? ¿Qué haces? A veces parece como si estuviéramos adivinando (a veces asi es), pero si tu caja de herramientas está llena de maravillosos recursos y apoyos, estos momentos pueden ser más fáciles.

Recuerdo la curva de aprendizaje muy bien. Drenda, mi hija mayor, le gustaba hacer muecas con sus labios, retorcer los ojos y cerrar de golpe la bendita puerta del dormitorio. Inmediatamente habría dicho "No azotes la puerta," entré en su habitación con autoridad y sí... Le dije: "No tuerzas los ojos ni me truenes la boca. Voy (pon tu advertencia favorita aquí).” Drenda me miraría, todavía haciendo muecas, torciéndome los ojos y desafiándome. ¿Qué vas a hacer? ¿Qué iba a hacer? Ella lo hizo tantas veces que yo ni siquiera podía  abrir más la boca. Me enojaría. Sacudiría mi cabeza y pensaría, aquí vamos de nuevo.

Entonces me empecé a preguntar, "¿Qué puedo hacer? ¿Cómo detengo que tuerza los ojos, gestos con los labios y los portazos de tirar la puerta? Podría seguir gritando, “¡No tires la puerta! ". Podría continuar yendo a la habitación, sermonearla por su comportamiento, o podría ser proactiva y liquidar el comportamiento antes de que se saliera de control. Te preguntarás: "¿Qué significa eso?"

Así, la próxima vez Drenda cierra de golpe la puerta voy a esperar que ambas nos calmemos. Así, cuando yo esté tranquila, voy a entrar en su habitación. Soy el adulto. Tengo que resolver esto. Ella no tiene las destrezas para hacerlo por sí misma. Por lo tanto, voy a ayudarnos a ambas. Esto no se trata de mí. Se trata de Drenda y su comportamiento. A veces, cuando la gente está molesta sacan las cosas fuera de contexto con las personas que más aman. Voy a tomar esto en serio y comprender que Drenda me quiere y la voy ayudar a arreglar el problema

Si es que está lista para hablar, voy a decir, "Drenda, siento que estés molesta. ¿Quieres hablar de ello? ", Afirmando que lo siento que ella está molesta es una declaración verdadera y es de esperar que va a abrir la puerta a la comunicación entre nosotras. 

Si está lista para hablar, voy a escuchar a cada palabra que dice acerca de su situación actual, lo que siente y por qué siente que era apropiado actuar en la forma que lo hizo. Después de que ha concluido su historia y ha descargado su frustración,  voy a hablar con ella acerca de cada asunto que trajo a mi atención para asegurar que entiendo su proceso de pensamiento y su punto. Los profesionales llaman a esto "el procesamiento." Yo lo llamo ser capaz de expresarse y ser capaz de ser escuchado. Realmente escuchado. 

Continuando con el "proceso". Ahora es mi turno de hablar sobre el tema, su frustración, cómo la hice sentir, como hace sentir a los demás, opciones, como ella lo puede resolver en el futuro y las consecuencias si no toma las decisiones adecuadas. Voy a establecer el estándar para ella y para mí

Mientras  procesamos y ambas estamos tranquilas, le expliqué lo que voy a llamar el "BAM". El "BAM" me hace sonreír por lo que nunca voy a estar molesta por el comportamiento que podría traer el "BAM".

Todo en la casa estaba fluyendo suave como mantequilla. Compré algunos papeles de bonitos colores, y ella y yo diseñamos un diagrama visual con el estándar y lo colocamos en la parte posterior de la puerta de su recámara. Ella lo puede ver que cada vez que cierra la puerta, como un recordatorio. Todavía estoy esperando a que tire la puerta de golpe. Si deseas averiguar que pasó cuándo ella dio un portazo y que es "BAM", consulta nuevamente la segunda parte de Aquí vamos ... ¡No azotes la puerta!

También asegúrate de consultar nuestra página sobre Manejar los problemas de comportamiento de tu hijo con discapacidad.