Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Contratar a cuidadores de niños con discapacidad

En algún momento quizás necesitarás encontrar a alguien que cuide a tu hijo. Ya sea que necesites contratar servicios de atención de relevo para que puedas tomar un descanso o encontrar a alguien que te ayude con atenderlo diariamente con lo que necesita mientras estás en el trabajo o con tus otros hijos. Dejar a nuestro hijo en manos de otra persona puede ser atemorizante. A fin de cuentas tú eres la que ha estado aprendiendo lo que necesita desde que nació. ¿Cómo puede saber otra persona tanto como tú?

Sabemos lo que sientes y por eso te queremos dar estos consejos que hemos recopilado para que sepas cómo contratar y administrar a personas que brindan atención esmerada y tienen la capacidad de hacerlo

Encontrar al cuidador adecuado

El primer paso que debes tomar para conseguir a una persona que cuide a tu hijo, es decidir lo que buscas en dicha persona. Pregúntate a ti misma lo siguiente:

  • ¿Durante qué horas necesitarás a esta persona? ¿Qué tan seguido?
  • ¿Esta persona tiene que ser capaz de manejar y cocinar?
  • ¿Qué destrezas específicas necesita poseer para poder cuidar a tu hijo?
  • ¿Necesita algún tipo de capacitación especial?
  • ¿Hay algunas otras cualidades por las cuales tu hijo responde mejor?
  • ¿Cuánto le puedes pagar a esta persona?
  • ¿Hay algo en particular que no estás dispuesta a negociar? Por ejemplo, ¿necesita tener su propio medio de transporte? ¿Estarías dispuesta a contratar a alguien que fuma?

Anota todo lo que pienses y usa esa información para escribir el anuncio y crear las preguntas que harás durante la entrevista. Si publicas un anuncio, no incluyas datos personales como tu nombre, dirección u otra información privada. Sólo escribe una descripción sobre el trabajo, el horario y tu número de teléfono o dirección de correo electrónico. Eso es todo lo que necesitas publicar.

A veces, encontrar a una persona que esté dispuesta a aprender es mejor que encontrar a alguien que tenga todas las cualidades y experiencia que buscas. Al fin y al cabo, aunque alguien tenga mucha experiencia brindando cuidado a personas con discapacidad o necesidades especiales de salud, aún tendrá que aprender sobre las cosas específicas que necesita tu hijo, lo que le gusta y lo que no le gusta.

Cuando estás tratando de pasar la voz y dar a conocer que estás buscando a una persona que cuide a tu hijo, estos son algunos lugares que puedes visitar:

  • Tú propio círculo de amistades, parientes y otras personas que te puedan ayudar. Envíales el anuncio y pídeles que pasen la voz entre las personas que conocen.
  • El personal que trabaja en programas de educación especial en las escuelas públicas.
  • Los estudiantes de universidades o colegios locales, en especial aquellos que están buscando titularse en educación, educación especial, trabajo social, enfermería, salud y servicios humanos, terapia ocupacional (OT por sus siglas en inglés), terapia física (PT por sus siglas en inglés) así como otras carreras médicas o de ayuda.
  • Los sitios Web en los que sólo participan miembros como Care.com (sólo en inglés).
  • Las agencias locales u organizaciones que proveen servicios, así como organizaciones sin fines de lucro. Busca algunas de éstas en nuestra página sobre tu región de Texas.
  • Las organizaciones en tu vecindario, de tu iglesia o de la comunidad; también los servidores automáticos de listas de correo, conocidos en inglés como listservs para padres o boletines.
  • Otros padre de familia que tienen hijos con discapacidad o necesidades especiales de salud.

La entrevista y la contratación

Una vez que tienes una o más personas que te gustan, este es el momento de empezar el proceso de una evaluación preliminar. Generalmente el primer paso es llamar a la persona y hablar con ella sobre las cosas más importantes sobre el trabajo: el horario, las habilidades básicas que debe poseer la persona, si fuma o no y lo que le puedes pagar. Éste es el momento de ser lo más honesta posible sobre lo que necesita tu hijo, como quizás ayuda para ir al baño, cambio de pañal o manejar sus comportamientos difíciles. Si esta persona y tú deciden que pueden trabajar juntas, es hora de programar una cita para entrevistarla en persona.

Si la persona es alguien que ya conoces, como quizás un maestro o la sobrina de un amigo, este proceso puede ser más informal. Pero si se trata de alguien a quien no conoces bien, es bueno ser más precavida. A lo mejor sería bueno programar la cita en un lugar público como un café.

Prepárate para la entrevista y repasa la descripción del empleo que publicaste y las preguntas que ya habías escrito. Cuando empieces la entrevista, tómate tu tiempo para poder conocer a la persona más a fondo y para que se sienta más tranquila. Cuando se sientan a gusto, puedes empezar a hacerle las preguntas.

Si crees que esta persona es quien puede ayudar a proveer lo que necesitan tú y tu familia, entonces pueden empezar a hablar sobre los honorarios: cuánto estas dispuesta a pagar, qué tan seguido le pagarás y si le reembolsarás o no algunos gastos, como el millaje, las comidas u otros gastos. Pídele que te dé los datos de unas cuantas referencias y que te dé permiso de hacer una revisión de antecedentes penales (sólo en inglés). Para hacer la revisión de antecedentes penales necesitas su nombre completo y fecha de nacimiento. Algunas agencias pueden hacer esta revisión por ti.

Después de entrevistar a la persona, verifica sus referencias y haz la revisión de antecedentes penales. Si todo está bien, es hora de que conozca a tu hijo. Pueden quedar de verse en un café, en tu casa, en el parque o donde te sientas más cómoda.

Observa la manera en que tu hijo y la persona interactúan. Presta atención especialmente a las pistas que te dé tu hijo, ya sea de manera verbal o no, para ver lo que piensa de la persona. Quizás lo más importante de todo en seleccionar a alguien, es lo que opina tu hijo sobre la persona.

Capacitación

Una vez que contratas a una persona que cuide a tu hijo, es hora de proveerle capacitación.

Estos son algunos puntos importantes e ideas sobre su capacitación:

  • Averigua si la persona ha recibido capacitación en Resucitación Cardiopulmonar (CPR por sus siglas en inglés) y en primeros auxilios. Si va a conducir para llevar a tu hijo a ciertos lugares, considera la posibilidad de pagar por un curso de manejo a la defensiva para ésta.
  • Haz un calendario por escrito en el que incluyas el horario que quieres que trabaje la persona y las instrucciones sobre lo que quieres que haga con tu hijo. Invierte el tiempo necesario para explicarle su horario y las instrucciones, y deja que te haga preguntas.
  • Deja que la nueva persona que cuidará a tu hijo te siga conforme haces las cosas, y si es posible, conéctala con aquella que ya está desempeñando esta labor. Así recibirá capacitación fundamental sobre la marcha.
  • Sé clara sobre lo que esperas de ella y cómo quieres que te dé los datos necesarios para que pueda comunicarse contigo. ¿Prefieres que te llame o que te mande un texto? Si se presenta un problema, ¿cómo prefieres que se comunique? ¿Quieres que se reporte contigo en otras ocasiones?
  • Repasa lo que la persona tiene que saber más: cómo manejar el comportamiento de tu hijo, cómo se comunica tu hijo, de qué señales de alerta debe estar pendiente, y demás detalles que sean importantes para poder cuidar a tu hijo.
  • Observa a la persona interactuar con tu hijo y dile cuáles fueron tus observaciones – dile lo qué funcionó y qué no funcionó, qué decir o hacer y qué debe tratar de no decir o no hacer.
  • Explícale que quieres que el primer mes sea un período de prueba y que después de eso pueden hablar y decidir si funciona para todos.

Las primeras veces que venga esta persona, quizás quieras dejarla con tu hijo en lo que tú estás en otro cuarto. Después puedes empezar a salir de casa pero no ir muy lejos por si algo se presenta. Haz que la transición de un cuidador a otro, sea gradual para que todos se sientan más en confianza.

Durante este período es importante que observes detenidamente las pistas verbales y no verbales que te dé tu hijo sobre la persona que lo cuida. No importa cuánta confianza le tengas a dicha persona, siempre trata de consultar con tu hijo seguido. Esta es la mejor forma de asegurarse que a tu hijo lo está tratando con cariño y respeto.

A largo plazo

Cuando encuentras a la persona que cuidará a tu hijo, quieres que ésta aprenda, crezca, esté contenta y que trabaje atendiendo a tu hijo por mucho tiempo.

Estos son algunos consejos sobre la manera de administrar a la persona que cuida a tu hijo y mantener una buena relación de trabajo:

  • Habla francamente. Alienta a la persona que cuida a tu hijo, a que te avise de cualquier inquietud que tenga lo más pronto posible, antes de que las cosas empeoren. Y tú también haz lo mismo.
  • Consulta con tu hijo para ver cómo está respondiendo al cuidado que está recibiendo de dicha persona.
  • Reúnete con la persona que cuida a tu hijo frecuentemente para que hablen sobre cómo van las cosas, qué está funcionando bien y qué no. Deja que ella te diga lo que te quiere decir y escúchala detenidamente.
  • Si tu hijo está en un programa (como el programa de exenciones o Medicaid que requiere que se realice una evaluación formal, avísale a la persona que lo cuida con varios meses de anticipación que se va a hacer dicha evaluación y lo que incluye.
  • Cuando haga algo bien hecho, díselo.
  • En época de fiestas dale una bonificación o un regalo.
  • Dale una bonificación si sigue trabajando contigo y si está haciendo una buena labor.
  • Si tienes más de un cuidador trabajando para ti, organiza una reunión en la que puedan sentir que están trabajando en equipo.
  • Establece un proceso en el cual cada persona que cuida a tu hijo pueda anotar lo que sucedió durante su turno ese día al cuidarlo, para compartir la información con el resto del equipo de cuidadores o con la familia. Puede ser un simple cuaderno, una carpeta de argollas o un archivo en la computadora.

Descubrimos que una de las piezas importantes en establecer una buena relación es el respeto. Tú puedes demostrarle tu respeto a la persona que cuida a tu hijo al darle instrucciones claras, hablar de manera bondadosa y darles la oportunidad de crecer desempeñando su labor. Si necesitas pedirle que cambie algo, díselo en privado y no lo hagas al estar frente a tu hijo, ni tu familia, ni las otras persona que lo cuidan.

Puesto que esta relación de trabajo no es como otras, a veces como padres nos vemos en una situación difícil. La persona que cuida a tu hijo quizás esté en tu casa y quizás se encargue de bañar, vestir, alimentar o jugar con él. Esta persona llegará a conocer a tu hijo, tu casa y tu familia de una manera más íntima. Tal vez llegues a desarrollar una relación estrecha con la persona, quizás lleguen a entablar una buena amistad. Sin embargo, habrá veces en las que también le tendrás que indicar lo que está mal para que tu hijo continúe recibiendo lo que necesita. Tener a una buena persona que cuide a tu hijo te proveerá apoyo y tranquilidad, pero también es una situación en la que mantener un balance es algo delicado y que requiere práctica.

Ejemplo de un anuncio

Aquí hay un ejemplo de un anuncio que puedes usar si vas a publicarlo en un sitio Web al cual sólo pertenecen miembros de un grupo como e Care.com (Cuidados.com) sólo en inglés o que puedes enviar a tu red de amigos y familiares.

Estoy buscando a alguien que cuide a mi hija de 31 años de edad que padece de autismo, así como de discapacidad de la visión y auditiva. El candidato ideal es aquella persona que sea paciente y calmada, dispuesta a aprender y que esté dispuesta a desarrollar una relación con mi hija.

A esta persona se le proporcionará capacitación en el sistema de comunicación que necesita usar con mi hija (no es necesario que sepa usar lenguaje por señas) y también recibirá capacitación en autismo de un especialista en autismo.

Nosotros le proporcionaremos un auto, gasolina, y el seguro del auto para transportar a nuestra hija a sus actividades en la comunidad. No podemos proveer transporte a la persona para que llegue hasta aquí o para que regrese a su casa. Requerimos que tenga un buen historial de conducir.

Necesitamos a alguien que la pueda cuidar los martes y jueves. También necesito que ayude ciertas horas los viernes por la noche, sábados y en domingo cada quince días. Me interesa contratar a 2 personas. También necesito que la persona cuide a mi hija unas horas adicionales cuando salimos de viaje.

La persona que solicite no tiene que comprometerse a cubrir todos los días, pero me interesa encontrar a alguien que pueda hacerlo regularmente. Los honorarios son $13.50 por hora de entrada.

El solicitante debe haber completado la preparatoria y tener un diploma y también someterse y pasar una revisión de antecedentes penales. Busco a alguien que no fume.

Categorías: 

Leer Más Entradas de Family Support

Adolescencia y enfermedades crónicas

Para un niño con enfermedades crónicas, los años de rebeldía en la adolescencia pueden ser estresantes y peligrosos. A continuación, les contamos acerca de la experiencia de una madre con su adolescente.

El baile escolar

Mi hija quería asistir al baile de San Valentín de su escuela. Ella necesitaba apoyo y requirió cierta planificación, ¡pero lo hicimos posible! Así fue como sucedió.

Amistad y apoyo

Algunas veces, todos los padres necesitan un amigo que comprenda tus retos. Aquí hay algunas maneras de conectarte con otros padres que han vivido lo mismo que tú.