Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Utilizando historias sociales para mi hijo

06/22/2016 | Publicado por: Kelly Mastin

Mi hijo tenía algunos comportamientos significativos cuando era pequeño. Tenía dificultades para controlar sus emociones. Tenía ataques de ira que resultaban en heridas a su familia. Rompió cosas, pateaba, sacudía, gritaba y lloraba.  

Él estaba rogando por mi ayuda.

Utilice varias estrategias para ayudar a mi hijo a aprender a controlar mejor sus emociones. Una estrategia que utilice fue escribir historias sociales para él.

Las historias sociales utilizarían el nombre y las fotos de mi hijo. Para él era importante relacionar y ponerse fácilmente en la historia social. Qué mejor manera de asegurar que se identificara fácilmente al utilizar su nombre y fotos.

Las historias sociales eran cortas, tenía pocas oraciones por página (a veces sólo una oración por página) y tenía acciones muy específicas y respuestas que pudiera él imitar.  

La clave de las historias sociales es no utilizar el "No". Las historias sociales no son una lista de cosas de no hacer con mi hijo. En su lugar, es positiva. Las historias sociales representan la forma apropiada de mostrar enojo u otra emoción.

Las historias sociales de mi hijo validaron sus emociones. Para él era importante saber que está bien estar enfadado, triste, decepcionado o celoso. Esas son emociones reales que todos experimentamos. Sí, somos emocionales. Y aquí hay algunas cosas apropiadas para hacer mientras las sientes.

Después de escribir las historias sociales, las imprimiría y engraparía juntas para hacer un libro. O las colocaría en protectores de hojas para hacerlas más duraderas.

Las historias sociales son para leerlas de forma repetitiva y con frecuencia. Las historias sociales lo ayudan inconscientemente a aprender a responder de manera apropiada. La próxima vez que este enojado y se encamine adecuadamente, entonces tal vez recordará las setenta y cinco veces que leyó esa historia social con mamá y tal vez será capaz de hacer una mejor elección ante su rabia. Tal vez él pueda elegir una de esas respuestas apropiadas de la historia social.

Las historias sociales no eran una opción para mi hijo durante la noche. Tampoco funcionan por cuenta propia. Sin embargo, son útiles en mi caja de herramientas. Las historias sociales desempeñaron una función  para ayudar a mi hijo elegir comportamientos apropiados con mayor frecuencia.

Para información adicional, mira la Guía Completa de historias sociales en el sitio web Un Lugar para Necesidades Especiales. Puedes encontrar más información en este sitio web bajo Sucesos importantes de la vida.