Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Avancemos Juntos Texas: Ayuda para niños con discapacidad y necesidades especiales

Cuidando de ti mismo

01/18/2017 | Publicado por: Anonymous

Todavía recuerdo como mentía cuando la gente amablemente me preguntaba, “estás cuidando de ti, ¿verdad? Ya sabes que Jason depende de ti y tú te tienes que cuidar por él”.  Mi respuesta siempre fue “¡Claro!” pero dentro de mi pensaba “si, ¡cómo no!”  Mi hijo fue micro-prematuro y después de muchos altibajos y pasar seis meses en el hospital regresamos a casa.  Colectaba mi leche materna cada 2 horas o al menos es lo que debería de haber estado haciendo, estábamos a punto de construir la casa de nuestros sueños y mi esposo y yo éramos los contratistas. ¿Cuidar de mí? ¿En los sueños de quién?

Desafortunadamente, me di cuenta de la manera más difícil lo te pasa cuando no cuidas de ti mismo –episodios de depresión que pueden llegar a durar entre 4 a 6 meses, y sentirte completamente perdida- ¿Quién soy? ¿Qué necesito? ¿Y qué es lo que quiero?  Aquella gente amable tenía razón –no podía estar al tanto de Jason si no tenía tiempo para mí.  Fue hasta que finalmente me quedé sin energías ni deseos de jugar con él, mi dulce niño que había trabajado todos esos años tan duro para aprender a hablar y caminar, y ahora que lo logró su mamá no puede divertirse con él.  En ese momento fui a pedir ayuda.

He leído muchos libros y artículos con información de “Ayuda para el que cuida” los mismos que he hecho llegar a padres de diferentes grupos.  Ahora que he tenido más tiempo para realmente leerlos otra vez, he reflexionado sobre ellos y estos son los consejos favoritos que encontré:

  • Se amable contigo mismo/a
  • Ríete y juega
  • Identifica las actividades que son divertidas para ti y te provocan sanación, has una todos los días –aunque solo sea cinco minutos.
  • Usa cualquier método para que recobres el alivio -religión, filosofía, poesía, música, arte, jardinería, ejercicio, lectura, etc.
  • Agenda momentos de “retiro” durante la semana –limita cualquier interrupción.
  • No juzgues tu nivel de duelo y sanación por la forma en que otros pasan este proceso, más bien déjate llevar por como tú te percibes por dentro.
  • Date permiso, tiempo y espacio para vivir tu luto, no importa la edad que tu hijo tenga, no hay límite para pasar por esta etapa.
  • Respeta el tiempo y el método que otros usen para pasar por el proceso del luto.
  • No finjas cuando en ocasiones duele otra vez.
  • Aprende a reconocer la diferencia entre quejarte para aliviarte o tranquilizarte y entre quejarte para fomentar el estrés negativo.
  • Repite “Yo escojo” en lugar de “Yo tengo, Yo debo,” Di “No debo” en lugar de “No puedo”
  • Entiende y acepta tus limitaciones –no trates de ser todo para todos –si tienes que escoger, haz las cosas que sabes hacer bien y deja que los otros hagan las demás.
  • Intenta deshacerte de la culpa imaginaria y del “sí solo…”
  • Recuerda que está bien que te rías (y es muy saludable)
  • Recuerda que está bien que llores (y es muy saludable)
  • Intenta expresar honestamente tus sentimientos con personas que sabes te entenderán y no te juzgarán además de que sabes que no te dolerá si te dan una opinión honesta.
  • Ten una mente abierta para hacer amigos nuevos los cuales compartan tus altibajos en tu “nueva” vida.  
  • Acepta a tus amigos con sus imperfecciones aun cuando en ocasiones no te den buenos consejos; si ellos siguen en tu vida dales una “A” por esfuerzo.
  • Diles a los demás lo que esperas de ellos: Ayuda con ______, apoyo emocional, escucharme, desahogarme, etc.
  • Acepta la forma en que otros te expresan que les importas ya sea verbal, no verbal o física.
  • Reconoce que si decides tomar algún tipo de terapia no quiere decir que seas débil, inadecuada o que estés loco/a.
  • Hazte cargo de tus necesidades físicas: trata de comer bien, ejercítate, duerme –pide ayuda cuando lo necesites- encuentra un amigo para caminar, medicamento para dormir, ayuda para cocinar.
  • Evita cubrir las heridas o el dolor con drogas o alcohol
  • Ponte metas, aunque sean pequeñas
  • Está bien tanto de disfrutar de otra gente y sus bebés/hijos como de no hacerlo si te hacen sentir incomodo/a.
  • La decisión de tener o no otro hijo es sólo tuya y de nadie más.
  • Si nunca dices “No” cuanto valor le estas dando a tu “Si”
  • Finalmente date permiso de recaer.

Encuentra más información en  cuidado personal en la sección de apoyo para la familia.

Categorías: 

Leer Más Entradas de Family Support

Entendiendo PTSD (Trastorno de estrés postraumático)

La mayoría de las personas escuchan el término de PTSD y piensan en un soldado regresando de la guerra. Pero el haber tenido a un hijo en el NICU/PICU también puede causar PTSD. En seguida les daré síntomas comunes de PTSD y sugerencias de cómo conseguir ayuda.

Yo no soy especial

Después de que mi hija falleció perdí mi identidad y propósito en la vida. ¿Cómo sigues adelante después de esto?

Abogacía mediante participación civil

Para poder abogar por nuestros niños necesitamos estar informados y activos en el proceso de toma de decisiones –desde situaciones locales hasta estatales. Existen muchas herramientas que nos pueden ayudar a encontrar recursos que nos pueden ayudar.